Sobre el oficio de escribir

2 marzo, 2018 0 Por Cayetano Santana

Antes de que el ruido y la furia que suele anidar y crecer en Internet pueda hablar de uno más de lo que uno quiere y puede, intentaré decir por mi cuenta algo sobre mí.

Desde siempre estuve tentado por la escritura y desde siempre me había resistido a hacerlo; quizá convencido de que ocuparse más de la vida pasaba por dejar de lado el oficio de escribir. Tampoco ayudaban unas circunstancias que jamás fueron favorables a la quietud, a la  entrega, a la concentración liberada…

Todo eso cambió hace unos años,  sobre 2014 o 2015. Desde entonces me ocupa, siempre que puedo,  este dale que te pego a las palabras. El resultado, no me quejo en absoluto, ha sido hasta  ahora tres novelas. Contando que esta tercera,bastante avanzada, esté rematada, según espero, antes del verano.

La primera de ellas es mi Guía para una mejor destrucción de lo que hemos sido.

La considero una obra de juventud, permanentemente postergada,  que me propuse acabar siendo ya otro bastante distinto a aquel que la empezó y la imaginó. Decidí guardarla en espera de mejor ocasión para revisitarla un año de estos. Me pareció que no poseía la necesaria unidad de estilo que me exijo. Es una  obra que se fraguó en momentos y circunstancias demasiado distantes entre sí (tanto temporal como vitalmente). Desde que la empecé hasta terminarla transcurrieron más de 25 años, sin exageración alguna.

La segunda de mis obras es la que verá la luz esta primavera. Se trata de otra novela: Las mujeres imposibles.

Una obra que espero que encuentre algunos cientos de lectores, al menos. También deseo que pueda servir como una aceptable carta de presentación. por mi parte, ha sido creada con la doble intención de instruir y deleitar, de crear algo que merezca la pena y que a la vez sea apreciado y valioso para un público abierto, amplio… Un público al que no he considerado en menos  que a mí. Quiero decir, que he supuesto que aquello que me gusta a mí es muy deseable y esperable que le guste también a muchos otros. Ilusionado con que mi criterio sirva a muchos otros.

Ojalá sea así.

Os hablaré más de ella en otro momento. Y os pondré algún fragmento por aquí.